Nos despedimos
 
Después de todos estos años de aprendizaje y crecimiento, lamentamos comunicar que, la Asociación Red de mujeres Frida cierra sus puertas, aunque no siempre tuvimos puertas...
La actual situación sanitaria, que dificulta enormemente la continuidad del proyecto, y los nuevos retos personales que hemos ido adquiriendo cada una de las integrantes, hacen imposible el  mantenimiento de la Asociación.
 
En todos estos años hemos compartido actividades con mujeres muy diversas y maravillosas, lo cual nos hace estar aún mas convencidas del poder que reside en la unión de las mujeres, así que podemos aseguraros que seguiremos en la lucha, mas fuertes que nunca, creciendo y compartiendo otros espacios.
Queremos dar gracias:
Gracias a todas las mujeres que han compartido su sabiduría con nosotras. La lección de generosidad demostrada por todas las mujeres que han desarrollado talleres, actividades y charlas de forma totalmente gratuita, regalándonos su tiempo y sus fuerzas, demostrando que un mundo de cuidados es posible y absolutamente necesario. 
Gracias a nuestras queridas socias, su apoyo incondicional todos estos años a hecho posible la viabilidad y continuidad del proyecto. 
 
Gracias a todas la mujeres que han sacado tiempo todos estos años para compartirlo con nosotras, no hay ni una sola mujer que no nos haya enseñado algo enriquecedor, tenéis mucho que decir, no dejéis que os convenzan de lo contrario.  
 
Gracias al Espacio Vecinal Arganzuela (EVA), por la oportunidad de formar parte de este espacio abierto y común, gracias a todas las personas que lo integran, y que nos han enriquecido todos estos años, nos ha ayudado a cuestionarnos y replantearnos muchas cosas del feminismo y de nosotras mismas, os deseamos la mejor de las suertes en esta etapa tan convulsa, estaremos a vuestro lado en la lucha.
 
Y ahora me voy  a permitir una nota personal..., GRACIAS a las mujeres que han hecho posible este proyecto, mis compañeras, he aprendido tanto de cada una de vosotras..., las que empezaron, las que se fueron..., crecer y veros crecer todos estos años ha sido un privilegio que jamás olvidaré. Os quiero. 
 Y recordad...

Soy mujer. Y un  entrañable calor me abriga cuando el mundo me golpea. Es el calor de las otras mujeres, de aquellas que hicieron de la vida este rincón sensible, luchador, de piel suave y tierno corazón guerrero.

 

Alejandra Pizarnik.

¡Seguiremos peleando, haremos de todos nuestros espacios ESPACIOS FEMINISTAS!

¡GRACIAS!